radio online

twitter  facebook  wa

Menu
A+ A A-

El Padre Rafa se ganó el corazón de todos los fieles sancarleños

  • Tras 31 años de sacerdocio en Parroquias como Monterrey, Pital, Boca de Arenal, San Martín, Florencia en dos ocasiones, La Tigra, Santa Rosa, Venecia, Catedral y últimamente en Aguas Zarcas, esto en la Diócesis de Ciudad Quesada.

rafa

El pasado viernes a las 3 de la tarde se llevó a cabo el funeral del Pbro. Rafael Ángel Esquivel Acuña en la Parroquia de Aguas Zarcas, donde prestó su servicio pastoral en sus últimos años de sacerdocio. Familiares, amigos, fieles, el clero diocesano y el Obispo de Ciudad Quesada se reunieron para la celebración eucarística.

“Como Iglesia Particular de Ciudad Quesada, durante este último año hemos sido probados fuertemente por el misterio de la enfermedad y la muerte. A este punto, nos han dejado ya dos sacerdotes en menos de un año (el año pasado murió el Pbro. Aníbal Quesada Paniagua, tras una enfermedad), y varios de ellos, incluso quien les habla, han pasado y hemos pasado por diversas pruebas y enfermedades. Sin embargo, como personas de fe y esperanza que somos, miramos y valoramos estos acontecimientos como parte del misterio amoroso de Dios que se nos manifiesta y acompaña con su providencia y misericordia. Asumimos estas experiencias, que son parte de la vida, con esperanza y confianza en Dios, aunque nos duelan y desconcierten humanamente hablando”. De esta forma, Monseñor José Manuel Garita abrió su discurso homilético.

El Padre “Rafa” como cariñosamente se le decía, sirvió tanto en la Diócesis de Alajuela como en la de Ciudad Quesada. Por este servicio, Monseñor Garita mostró su gratitud en las palabras de la homilía al tiempo que fijó la esperanza cristiana de quienes morimos a este mundo.

Monseñor animó a todos los presentes “porque sabemos y creemos que el Padre Rafa no ha muerto para siempre, sino que está llamado a vivir en Dios y para Dios eternamente.

En 31 años de sacerdocio, los cuales el Padre Rafael Ángel cumplió el pasado 19 de marzo, sirvió en Parroquias como Monterrey, Pital, Boca de Arenal, San Martín, Florencia en dos ocasiones, La Tigra, Santa Rosa, Venecia, Catedral y últimamente en Aguas Zarcas, esto en la Diócesis de Ciudad Quesada.

Monseñor Garita expresó especial gratitud a la comunidad de Aguas Zarcas, comunidad natal del Padre Rafael Ángel por todas las manifestaciones de cercanía y cariño. Asimismo, agradeció la fraternidad del Padre Juan Miguel Castro, párroco de esta comunidad, que acompañó al Padre “Rafa” durante sus últimos años, especialmente en los momentos de enfermedad y sufrimiento.

Por otro lado, nuestro Pastor nos pidió reafirmar la oración por los sacerdotes.

La homilía finalizó de la siguiente manera: “Que el Pbro. Rafael Ángel Esquivel Acuña, sacerdote, servidor bueno, humilde y fiel, descanse en paz, que brille para él la luz perpetua, que haya recibido el premio merecido y que viva eternamente en la perfección del amor de Dios”.