radio online

twitter  facebook  wa

Menu
A+ A A-

Monseñor José Manuel Garita: “El bullying ha llegado al punto de alejarnos de Dios”

  • Nuestro Obispo de Ciudad Quesada, hace un llamado a los sacerdotes, servidores, padres de familia, y desde luego, los propios niños y jóvenes, ya que se debe estar vigilante y dar testimonio del amor de Jesús.

MONSEÑOR FERMENTO

Costa Rica es la segunda nación de América Latina con mayor acoso escolar o bullying.

Los datos revelaron que el bullying afecta al 60% de estudiantes del país y que las secuelas de estas agresiones prevalecen hasta por 40 años.

Monseñor Garita dice que el bullying nos aleja de Dios y nos separa de su mandato divino de amar al prójimo como a nosotros mismos. El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice: cada uno, sin ninguna excepción, debe considerar al prójimo como “otro yo”, cuidando, en primer lugar, de su vida y de los medios necesarios para vivirla dignamente”.

También tenemos que decir que los niños son los preferidos de Jesús y si en esta etapa de sus vidas, que supone un proceso de formación y educación, encuentran agresión de otros compañeros sin que hagamos nada, somos responsables de las consecuencias provocadas por el bullying. Ya Jesús nos lo decía claramente en su Evangelio que lo que hagamos con el más pequeño de nuestros hermanos, lo hacemos con él (cf. Mateo 25, 40).

Nuestro Obispo hace un llamado para que eduquemos a nuestros niños y jóvenes en el respeto a los demás, ya que ellos deben ser educados en valores, es necesario que sean educados para una vida en sociedad, donde el respeto a la dignidad del otro es elemental para la sana convivencia.

También el llamado es hacia dentro de la Iglesia, en nuestras parroquias, donde niños y jóvenes pasan tiempo recibiendo catequesis o son parte de grupos apostólicos.

Entre todos, sacerdotes, servidores, padres de familia, y desde luego, los propios niños y jóvenes, debemos estar vigilantes y dar testimonio del amor de Jesús para con el más pequeño, pues en la casa de Dios debe habitar el respeto, el cuidado y la compasión.