radio online

twitter  facebook  wa

Menu
A+ A A-

Nuncio apostólico, arzobispo y periodistas fueron agredidos por turbas orteguistas en Nicaragua

  • Las máximas autoridades de la iglesia católica en Nicaragua, fueron agredidos en la ciudad de Diriamba.

OBISPO DE NICARAGUA

Los jerarcas eclesiásticos llegaron hasta este pueblo del departamento de Carazo para hacer un llamado a la paz, luego de que se registraron brutales ataques por parte de turbas orteguistas y paramilitares.

También llegaron en caravana desde Managua para ayudar a liberar a las personas retenidas en la Basílica, entre ellos médicos voluntarios que habían quedado atrapados desde el domingo en la iglesia tras la violenta incursión.

Los prelados y los periodistas estaban dentro de la basílica San Sebastián cuando grupos allegados al presidente Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo irrumpieron en el templo.

"No queremos más tranques (bloqueos) de vías", "asesinos", "mentirosos", gritaron los partidarios del gobierno a la comitiva de religiosos y periodistas.

Imágenes muestran las numerosas heridas que sufrieron el nuncio Waldermar Somertag; el cardenal Leopoldo José Brenes y el arzobispo auxiliar Silvio José Báez.

También hay imágenes de los golpes que recibieron los periodistas, entre ellos uno de 100% Noticias, a quien golpearon con un objeto contundente en su cabeza.

Todos tuvieron que ser auxiliados y atendidos y luego fueron sacados del sitio.

Tras la agresión Báez expresó: “Cumplimos con nuestra misión de liberar a las personas que estaban atrapadas en la basílica de San Sebastián. Esto que me pasó no es nada comparado a lo que ha sufrido el pueblo”.

"Tenían preparada una turba para que nos agrediera", protestó el padre Edwin Román, quien resultó lesionado en un brazo.

Los periodistas no solo fueron golpeados, sino que les golpearon y hasta les robaron equipo.

Los obispos realizaron la visita luego de que al menos 14 personas murieron el domingo en un violento ataque de antimotines y paramilitares en las ciudades de Diriamba y Jinotepe, en el suroccidental departamento de Carazo.

Los enfrentamientos de antimotines y paramilitares contra manifestantes opositores ocurrieron después de que Ortega descartara el sábado adelantar las elecciones.