radio online

twitter  facebook  wa

Menu
A+ A A-

De las armas más efectivas que tiene el diablo es la incoherencia de los cristianos.

  • Un arma para debilitar al pueblo de Dios y para alejar al pueblo de Dios del Señor. Decir una cosa y hacer otra”, dice el Papa.

Durante su celebración eucarística en Santa Marta el Papa Francisco advirtió contra el escándalo que causa heridas en el pueblo de Dios muy difíciles de curar, y que pueden matar la esperanza.

El Santo Pontífice solicitó a los cristianos que por favor sean coherentes, ya que con su incoherencia pueden causar preocupantes escándalos: “Cuántos cristianos, con su ejemplo, alejan a la gente, con su incoherencia, con su propia incoherencia. La incoherencia de los cristianos es una de las armas más efectivas que tiene el diablo para debilitar al pueblo de Dios y para alejar al pueblo de Dios del Señor. Decir una cosa y hacer otra”.

“Esa incoherencia produce escándalo –continuó el Santo Padre–. Por lo tanto, debemos preguntarnos: ¿cómo es mi coherencia de vida? ¿Soy coherente con el Evangelio? ¿Soy coherente con el Señor?”.

Para explicar mejor el tema dio el ejemplo de los empresarios cristianos que no pagan el sueldo justo o que se sirven de la gente para enriquecerse, o también el escándalo de los pastores de la Iglesia que no cuidan al rebaño y permiten que se alejen.

Francisco explicó que “es inevitable que se produzcan escándalos, pero, como señala Jesús en el Evangelio, ¡ay de aquel por el que se produzcan! Hay que estar atentos a no escandalizar. El escándalo es dañino porque causa una herida, hiere la vulnerabilidad del pueblo de Dios y hiere la debilidad del pueblo de Dios.

Muchas veces estas heridas se llevan para toda la vida. Y no sólo causa heridas, el escándalo también es capaz de matar: mata esperanzas, mata ilusiones, mata familias y mata muchos corazones”.

También recordó que “Jesús nos dice que no se puede servir a dos señores, a Dios y al dinero, y cuando el pastor está apegado al dinero, escandaliza. La gente se escandaliza: el pastor apegado al dinero. El pastor que trata de crecer, cuya vanidad le hace irse arriba en vez de ser humilde y tierno, porque la ternura y la humildad favorecen la cercanía al pueblo. O el pastor que se siente señor y que da órdenes a todos, orgulloso, en vez de ser un pastor servidor del pueblo de Dios. Todo pastor debe preguntarse: ¿cómo es mi relación con el dinero?”.

El Papa finalizó su homilía invitando a hacer examen de conciencia: “¿Soy causa de escándalo y por qué? De esa manera podemos responder al Señor y acercarnos un poco más a Él”.

Fuente: ACIPrensa.

papa francisco santa marta

Degradación de océanos y subida del nivel del mar tienen al Papa Francisco preocupado.

El Papa se reunió en la Sala Clementina del Palacio Apostólico con los líderes del Secretariado del Foro de las Islas del Océano Pacífico, originarios de 11 países insulares: Austria, Islas Cook, Estados Federados de Micronesia, Polinesia Francesa, Kiribati, Nauru, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, República de las Islas Marshall, Samoa y Vanuatu.

El Santo Pontífice dio un discurso a estos líderes en el cual mostraba su preocupación por las graves consecuencias de la degradación medioambiental de los océanos y de la subida del nivel del mar como consecuencia del calentamiento global.

Estos representados de cada país mencionado se reúnen en Roma para lograr solucionar los problemas que afectan los países insulares del Océano Pacifico, además para participar en un foro de la FAO en el cual se discutieron temas relacionados con la seguridad alimentaria, el cambio climático o los riesgos de desastres naturales.

En su discurso el Pontífice destacó la “belleza y la riqueza cultural y natural” de estos países. Francisco reconoció que la región del Océano Pacífico “suscita también vivas preocupaciones en todos nosotros, y en particular en la población que vive, muchas veces, preocupada por su vulnerabilidad ante fenómenos ambientales extremos, y climáticos, cuya intensidad es cada vez mayor”.

Entre todos esos peligros, el Papa consideró que “el que genera un mayor problema, un mayor impacto, es el de la subida del nivel de los mares, así como el doloroso y continuo declive que está sufriendo la barrera coralina, ecosistema marino de gran importancia”.

“Son numerosas las causas que han llevado a esta degradación medioambiental y, en muchos casos, son responsabilidad de una conducta humana inapropiada, junto a una forma de explotación de los recursos naturales y humanos cuyo impacto llega hasta el fondo de los océanos”.

Afirmó que “cuando hablamos de la subida del nivel del mar, pensamos en el problema de calentamiento global, ampliamente debatido en numerosos foros y debates internacionales. Precisamente en estos días se está desarrollando en Bonn, Alemania, la XXIII Sesión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP-23, que este año se desarrollará bajo la presidencia de uno de vuestros países, las Islas Fiji”.

“Espero que los labores de la COP-23, así como los trabajos posteriores, tengan presente esa ‘Tierra sin confines donde la atmósfera es extremadamente fina y frágil’, como la describió uno de los astronautas que trabajan en la actualidad en la Estación Espacial Internacional, con los que tuve recientemente un interesante coloquio”.

“Vosotros venís de países que, en relación con Roma, se encuentran en las antípodas. Sin embargo, la visión de esta Tierra sin confines anula las distancias geográficas, reclamando la necesidad de una concienciación mundial, de una colaboración y de una solidaridad internacional, de una estrategia compartida que no nos deje indiferentes ante los graves problemas derivados de la degradación medioambiental, como es el declive de los océanos o la degradación humana y social que la humanidad de hoy está experimentando”, dijo al finalizar su discurso.

Fuente: ACIPrensa.

PapaFranciscoIslasPacfico LOR 11112017

El Papa se quejó de la actitud de fieles y obispos que hacen fotos en Misa. ¡No es un espectáculo!

Que la Misa no se vuelva un espectáculo, por favor dejen de tomar fotos durante la celebración. Esto lo dijo el Papa Francisco durante la catequesis que ofreció a muchos peregrinos que se encontraban en la Plaza de San Pedro como todos los miércoles.

El Pontífice inició un nuevo ciclo de catequesis sobre la “Santa Misa” después de más de más de un año hablando sobre la “misericordia”. Y fue durante la primera catequesis, en la que explicó precisamente por qué ha elegido hablar de este tema en las próximas audiencias, cuando improvisó y dejando a un lado los papeles se quejó de la actitud de algunas personas durante las celebraciones.

“¿Por qué estamos ahí?, ¿qué significan las lecturas de la Misa?, ¿por qué se leen?”, se preguntó en la catequesis. “O también, ¿por qué en un cierto momento el sacerdote que preside la celebración dice: ‘¿Levantemos el corazón?’. ¡No dice: ‘Levantemos nuestros celulares para hacer una fotografía’!”.

“¡No, eso es algo muy feo! Y os digo que a mí me da mucha tristeza cuando celebro aquí en la Plaza o en la Basílica y veo tanto celulares levantados, no solo de los fieles, también de algunos sacerdotes y también obispos”.

“Por favor, –continuó–, ¡la Misa no es un espectáculo!, es ir a encontrar la pasión y la resurrección del Señor. Por eso el sacerdote dice: ‘Levantemos el corazón’. ¿Qué quiere decir esto? Recordad: nada de celulares”.

Para este tema dio su opinión el Presbiterio de nuestra Diócesis Albán Arroyo quién apoya completamente lo que dijo el Papa y afirma que él sí llamaría la atención en una de sus eucaristías a las personas que llegaran a interrumpir utilizando el celular.

 

El Papa en la catequesis, explicó que la Eucaristía “es fundamental para nosotros los cristianos comprender bien el valor y el significado de la Santa Misa, para vivir cada vez más plenamente nuestra relación con Dios”.

“La eucaristía es un acontecimiento maravilloso en el que Jesucristo, nuestra vida, se hace presente” y "los sacramentos y la celebración eucarística de modo particular, son signos del amor de Dios, las vías privilegiadas para encontrarnos con Él”, añadió.

Fuente: ACIPrensa

formacao a nova evangelizacao e a grande midia

Si no comulgo ¿sirve que vaya a misa?

  • Lo malo es mantener o, peor aún, ampliar la distancia o el abismo que los mantiene separados de Dios

La misericordia de Jesús por los hombres no decae ni disminuye nunca, a pesar de los rechazos que Él encontró y encuentra hoy. Su amor por cada ser humano es profundo y eficaz para conducirlo, con ayudas eficaces, a la vida eterna, a la salvación. Y además ese amor de Cristo es inmenso, sincero y quiere extenderse a todos.

Es lo que el evangelio nos quiere transmitir con la imagen del buen pastor. Jesús, el buen pastor, se va a buscar la oveja perdida y, si ésta se deja encontrar y ayudar confiando en su Pastor, Él la salvara.

Él es el Buen Pastor de todas las almas, a todas las conoce por su nombre y sale a su encuentro, sobre todo al encuentro de la oveja perdida. No quiere dejar a ninguna perdida en el monte.

Dios quiere salvar lo salvable. Jesús no da a nadie por perdido. Nos ayuda, aunque hayamos pecado.

Su actitud, cuando alguna de las ovejas se aleja, es favorecer su regreso al redil; y todos los días sale a ver si la divisa en la lejanía.

Éste tipo de ovejas o de fieles deben ser conscientes que están invitados a favorecer la cercanía con Dios, la propia y la ajena (vivos o difuntos), y luchar porque dicha cercanía sea cada día sea más plena y perfecta.

El cristiano que sea consciente de que está lejos de Jesús, por las circunstancias que sean, está invitado, en medio de su dolor interior, a permitir de alguna manera que la luz divina, aunque sea tenue, ilumine cada vez más toda su interioridad.

Que Dios vea que, en medio del pecado, se tiene esta disposición, esta apertura a Él; es lo que Dios espera cuando, de boca de Jesús, dice “dichosos los siervos, que el señor al venir encuentre despiertos” (Lc 12, 37a); lo importante es querer estar en vía de salvación.

Los fieles que están lejos de Dios, que no pueden comulgar, mal harían en mantener o, peor aún, en ampliar la distancia o el abismo que los mantiene separados de Dios; todo lo contrario, harían bien en esforzarse por reducir dicha distancia.

¿Cómo? Hay varias maneras, entre otras:

1.-Recuperar y cultivar el sentido de trascendencia, la dimensión religiosa, la sensibilidad espiritual.

2.-Los que pueden confesarse, hacerlo cuanto antes.

3.-Recuperar la vida de oración con actitud penitencial y con corazón contrito y humilde: El Santo Rosario, la misa dominical haciendo la comunión espiritual, viacrucis, entre otros.

5.-El ofrecimiento a Dios de su vida, de sus sacrificios y sufrimientos.

6.- La lectura de la palabra de Dios, vida de santos, el catecismo, etc., que fortalezcan la fe.

7.-Ofrecer algún servicio en la Iglesia y relación con el párroco y con la parroquia.

Si algunos fieles no pueden confesarse, pues lo mismo. Los fieles que no pueden confesarse, entre otras cosas, por la falta de disposición y, de consecuencia, no pueden comulgar están igualmente invitados a poner de su parte para que no desaparezca en su totalidad el mínimo vínculo de unidad que puede existir con Dios.

Y en todo caso no perder de vista la Santa Misa, sobre todo la misa dominical y solemnidades de precepto. Es más, en el caso de la misa dominical, el hecho de no asistir a Misa entera incrementa la distancia que la persona ha interpuesto entre ella y Dios.

Alguien podría decir: “¿Y para qué ir a Misa los domingos si no puedo comulgar? Estas personas yendo a misa harán mucho: Para sí mismas pues es una manera de interesarse por su salvación, y para los demás, vivos o difuntos, pues se puede hacer ofrecer a Dios el sacrificio redentor de Cristo participando activamente con la propia oración.

El precepto de oír misa entera todos los domingos y fiesta de guardar es para todos los fieles (Canon, 1247) desde que tengan uso de razón (Canon, 914), estén o no es gracia de Dios. Se cumple con el precepto mediante la asistencia completa, plena, consciente y activa en la Misa, aunque no se comulgue por algún impedimento.

Que puedan o no puedan comulgar ya es otra cuestión; el precepto no obliga a comulgar. El cumplimiento del precepto dominical es absolutamente independientede la comunión; quien asiste a misa sin poder comulgar, no impide que pueda orar, participando activamente en la misma.

Sólo existe la obligación de comulgar una sola vez por pascua de resurrección (Canon920); y esto presupone, como mínimo, la confesión sacramental una vez al año (Canon 989).

Una cosa es pues comulgar y otra cosa, muy diferente, es cumplir o no con elprecepto de oír Misa entera todos los domingos y fiestas de guardar.

Y si bien es cierto que la comunión eucarística es lo mejor, es lo más sublime, lo más grande, lo más inefable y lo más importante, tanto que -para quien estáen gracia- es la perfecta unión del cristiano con Dios, también es cierto que no es la única manera de estar en comunión con Él, de estar unidos a Él y de amarle.

Durante la misa la oración de quien no puede comulgar o, que es lo mismo, de quien no está en gracia de Dios, sobre todo la oración de arrepentimiento, sirve de mucho, así como la oración que motiva la conversión.

Y sí que sirve rezar en pecado mortal, porque la oración ayuda a que no decaiga la fe, sirve para no seguir pecando, para no alejarse la persona aún más de Dios, para tener la seria intención de conseguir la gracia del perdón en la confesión.

El orar a Dios nunca puede ser malo o negativo o sin sentido, independientemente de que la persona esté o no en gracia; es más, la Iglesia recomienda incluso acudir a la comunión espiritual si es que no es posible recibir la Eucaristía al estar en pecado mortal.

Además, la oración que se haga por los demás, vivos o difuntos, tiene un efecto muy importante: la oración retroalimenta. Así pues, si hacemos oración por alguien, al mismo tiempo nos estamos ayudando nosotros porque su efecto espiritual nos hace ser más sensibles ante los misterios de Dios y más dispuestos a cumplir su voluntad.

Información de: Aleteia

CwiOSjdWgAEuDq5

El Papa se encuentra afligido por tiroteo en iglesia de Estados Unidos que dejó 26 víctimas.

  • El Papa Francisco ha manifestado su profundo dolor por el tiroteo que ha causado 26 víctimas mortales en un templo bautista el pasado domingo.

En un telegrama del Secretario de Estado del Vaticano, el Cardenal Pietro Parolin, al Arzobispo de San Antonio, el Santo Padre reconoce estar “profundamente afligido por las noticias de la pérdida de vidas y lesiones graves causadas por el acto violento sin sentido perpetrado en la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs”.

Francisco pide transmitir sus condolencias a las familias de las víctimas y los heridos, así como “a los miembros de la congregación, y a toda la comunidad local”.

Pide además el consuelo de todos los que lloran y la fuerza espiritual “que triunfa sobre la violencia y el odio por medio del poder del perdón, la esperanza y el amor reconciliador”.

El pasado domingo, un hombre armado entró por la mañana a un templo bautista en Sutherland Springs, en el estado de Texas, en Estados Unidos, y abrió fuego, causando 27 muertos y algunas víctimas.

Según las autoridades, la matanza no tuvo una motivación racial, y tampoco estuvo relacionado a creencias religiosas. 

Esta ha sido la quinta masacre con armas de fuego con más muertos en la historia de Estados Unidos.

Fuente: aciprensa.

FranciscoViajeCoreaDelSur ACIPrensa 07112017